Lavar y cuidar un traje de ceremonia correctamente es fundamental para que no pierda su apresto ni su forma y puedas utilizarlo las veces que quieras.

En este post vamos a explicar cómo lavar y cuidar un traje de ceremonia sin salir de casa ni gastar mucho dinero en una tintorería. Los buenos trajes no suelen ser baratos y, ya seas el novio o un invitado, presumiblemente volverás a utilizarlo. Es fundamental que lo laves bien después de utilizarlo y que lo mantengas cuidado hasta su próximo uso.

La mayoría de los hombres piensan, aplicando una lógica aplastante, que el mejor sitio donde lavar un buen traje es la tintorería. Son profesionales y al fin y al cabo si pagas por un servicio es porque lo van a realizar mejor que tú mismo. Sin embargo, aunque tenga todo el sentido, es una afirmación errónea. Al confeccionar un traje, se le aplican una serie de volúmenes con la plancha que son específicos para cada persona, para su tipo de cuerpo, y si no se plancha correctamente, se perderán.

Por tanto, si el traje está arrugado por el propio uso que se le ha dado pero no está manchado, evita llevarlo a la tintorería y mantenlo limpio y cuidado siguiendo los pasos que te indicamos a continuación. Ahora bien, si el traje está manchado sí que debes llevarlo a la tintorería, asegurándote de que conocen el tipo de tejido que van a limpiar.

traje de ceremonia

Cepíllalo

Con el traje colgado en una percha (a ser posible de madera), pásale un cepillo especial para trajes para quitarle cabellos y pelusas. Cepíllalo de arriba a abajo. El cepillo suele tener una forma cilíndrica y puedes encontrarlo en cualquier supermercado.

Límpialo con vapor

Cómo hemos dicho, un traje puede estar un poco sucio y arrugado del propio uso o puede estar manchado. Si no está manchado, podemos evitar la tintorería aplicando vapor de agua sobre el traje, de manera que lo limpiaremos y además eliminaremos arrugas, de manera que también podremos evitar el planchado.

Si lo planchas, hazlo bien y sin vapor

Si te decides a planchar tu traje de ceremonia, ya sea porque está muy arrugado o por cualquier otra cosa, protege la tela con un paño para evitar los brillos. Además, hazlo sin utilizar vapor para no dañar el entretelado.

Secado al aire

Seca tu traje al aire para eliminar los olores que se le hayan adherido. Simplemente cuélgalo en la terraza o en el jardín, con cuidado de que no se vuele. Utiliza dos perchas, una para la chaqueta y otra para el pantalón.

Guárdalo en una funda de tela, pero sin plástico

Cuando no uses el traje, guárdalo en el armario separado de otras prendas para que mantenga su forma, especialmente en los hombros. Utiliza una funda de tela para evitar el polvo y las polillas, pero sin el plástico en el que iba el traje al comprarlo. Dicho plástico desprende unos gases que, con el tiempo, pueden debilitar las fibras del tejido.